¿Porqué sangran las encías?

El sangrado de encías es un tema que nos consultan con mucha frecuencia nuestros pacientes, sobre todo si es normal que las encías sangren al cepillar los dientes o al utilizar hilo dental.
Y la respuesta es no, las encías sanas no deben de sangrar con la rutina normal de higiene oral.
 
La razón principal porque las encías sangran es porque están inflamadas. Al existir acumulación de placa bacteriana, la cual es una combinación de bacterias y restos alimenticios, el cuerpo reacciona ante estos elementos y los trata de atacar. Es en este proceso que las encías se inflaman y se enrojecen. La inflamación de las encías es llamada Gingivitis y el sangrado es su principal síntoma.

La causa principal de la Gingivitis es la acumulación de placa bacteriana que no ha sido correctamente removida con el cepillo y el hilo dental.

En algunos casos esta acumulación de placa no es solo causada por una mala técnica de higiene oral pero también esta acompañada de otros factores como restauraciones dentales mal-ajustadas, piezas dentales con caries o dientes mal acomodados que hacen que la limpieza dental sea muy difícil.

A pesar de ser la placa el causante principal de la gingivitis, hay factores secundarios que también se deben conocer:

– Cambios hormonales: es común que durante la pubertad, menstruación o embarazo se experimente un incremento en el sangrado de las encías. Es sumamente importante que durante estos periodos se sea más riguroso con la rutina diaria de cuidado oral.
– Medicamentos: algunos medicamentos pueden afectar y provocar gingivitis. Es por esto que se debe de tener una rutina de cuidado oral en casa con cepillo e hilo dental estricta y visitar al odontólogo cada 6 meses para una limpieza dental.
 
¿Cómo tratar el sangrado de las encías?

  1. Lo primero que debemos hacer es visitar al odontólogo. En esta cita se puede evaluar si hay problemas adicionales como caries o restauraciones desajustadas que deben de corregirse. Luego debe de realizarse una limpieza dental para remover el sarro (placa bacteriana endurecida). El sarro o calculo dental no se puede remover mediante el cepillado únicamente, este requiere de instrumentos especiales que solo el odontólogo utiliza.
  2. Establecer una rutina de limpieza oral en casa utilizando un cepillo dental suave e hilo dental. El cepillado se debe de realizar por 2 minutos tres veces al día y el hilo dental se debe utilizar como mínimo una vez al día. 
  3. También puede complementar con un enjuague bucal ya que este logra llegar a zonas donde los otros métodos nos son eficaces.
Open chat
Necesita ayuda?
Hola!