Hipotiroidismo e hipertiroidismo, ¿Cuál es su diferencia?

El hipertiroidismo y el hipotiroidismo son dos trastornos con efectos en todo en el organismo debidos a un mal funcionamiento de la tiroides.

Esta glándula endocrina secreta unas hormonas que participan en el mantenimiento de un adecuado estado de salud, pues están involucradas en la gran mayoría de funciones básicas de nuestro organismo.

Como en cualquier órgano o tejido de nuestro cuerpo, hay enfermedades asociadas a esta glándula. Los dos trastornos más comunes se dan cuando la tiroides secreta una cantidad demasiado alta de hormonas (hipertiroidismo) o bien cuando esta no produce suficiente cantidad de estas mismas hormonas (hipotiroidismo).

¿Qué función tiene la glándula tiroides?

Una tiroides sana regula el metabolismo, es decir, hace que se produzca la cantidad de energía justa en función de cada momento: niveles altos de energía durante el día (especialmente si se realiza una actividad física) y bajos durante la noche, pues no hay un gasto energético tan elevado.

Además, las hormonas que secreta son imprescindibles para asegurar un correcto crecimiento, regular la temperatura corporal en función del entorno, garantizar un adecuado desarrollo del sistema nervioso y de la piel, asimilar nutrientes esenciales, influir en la regulación del ritmo cardíaco y ayudar al organismo a quemar el exceso de grasa.

Hipotiroidismo

Hay un deficiente funcionamiento de la glándula tiroides, que produce menos hormonas de las necesarias para el funcionamiento del cuerpo.

Los síntomas del hipotiroidismo son sobre todo la fatiga, ya que la persona está siempre cansada porque su metabolismo apenas obtiene la energía necesaria de los alimentos. También muestra un aumento de la sensibilidad al frío pues le cuesta regular la temperatura corporal. Otros síntomas son estreñimiento, piel seca o aumento de peso al disminuir la actividad y enviar el metabolismo los alimentos no aprovechados a acumular materia grasa.

Por la misma razón el nivel de colesterol en sangre suele ser elevado en estas personas, a la vez que muestran debilidad muscular y dolores articulares. El tener un cabello muy fino puede ser otro síntoma, así como un ritmo cardíaco lento o uñas quebradizas, también una memoria deficiente e incluso se ha demostrado que el hipotiroidismo aumenta la tendencia a la depresión. En casos extremos se puede dar hinchazón de la cara y bocio, además de una pronunciada ronquera al hablar.

Hipertiroidismo

Ocurre lo contrario: la glándula trabaja demasiado y llena la sangre de hormonas tiroideas. En este caso, en lugar de disminuir el ritmo del metabolismo lo acelera en exceso, aumentando la hiperactividad y la ansiedad en la persona. Puede estar producido por la existencia de tumores benignos en la glándula tiroides, un exceso de yodo en la alimentación o estar siendo tratado con una dosis no adecuada de hormonas tiroideas. 

Los síntomas más frecuentes del hipertiroidismo son el nerviosismo y la ansiedad incontrolable, no motivada por traumas ni circunstancias vitales difíciles. Como consecuencia, la dificultad para conciliar el sueño se presenta con frecuencia; pero al contrario de lo que suele ser normal, la persona no engorda sino que pierde peso rápidamente a pesar de que tiene más apetito del normal y come más. Además se siente muy débil y se le cae el pelo. También se da aumento de la sudoración y la frecuencia cardíaca, así como temblores de las manos. Adicionalmente aumentan las diarreas.

Ambos, tanto el hipo como el hipertiroidismo, se pueden detectar con un simple análisis de sangre donde se estudiarán los niveles de las hormonas TSH, T4 y T3. Ambas alteraciones tienen tratamiento médico, aunque sus causas deben ser estudiadas. 

Open chat
Necesita ayuda?
Hola!