Hábitos para un corazón sano

La mayor parte de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir cambiando algunos hábitos y aunque algunos de sus factores de riesgo son fácilmente prevenibles, el alcance mundial de este tipo de dolencias es muy elevado ya que son la primera causa de mortalidad en el mundo, Por lo general, no producen síntomas hasta que ya es tarde y se llega a producir un infarto o una angina de pecho.

Aparte de los aspectos no modificables, como la edad, el sexo, la herencia genética o la diabetes, existen otros riesgos para la salud del corazón cuyos efectos negativos podemos evitar. 

Te compartimos 8 claves fundamentales para tener un corazón sano:

1. Realizar actividad física. El practicar deporte reporta muchos beneficios, especialmente para el corazón. No se necesita de un ejercicio intenso, sino de hacer pequeños cambios, como dar un paseo de 30 minutos cada día o acostumbrarse a usar las escaleras en vez del ascensor.

2. Realizar actividades placenteras y eliminar el estrés: El estrés es un factor que puede afectar al corazón. Es más probable sufrir un ataque cardíaco en momentos de estrés, porque el corazón se acelera y aumenta la presión arterial. Esto no quiere decir que el estrés cause enfermedades cardiovasculares, pero sí puede agravarlas.

Es importante, por tanto, buscar momentos para realizar actividades relajantesy placenteras, como los paseos, el yoga, etc. y además tener un horario laboral razonable que nos permitan disfrutar del tiempo libre y desconectarnos del estrés laboral diario.

3. Alimentación equilibrada: Lo que comemos influye directamente en nuestro organismo, así que procura consumir preferiblemente alimentos frescos, evitar productos procesados, sustituir los dulces por fruta fresca incluyendo en nuestra dieta cinco porciones de fruta y verduras diarias. Mantenerse hidratado y realizar varios tiempos de comida al día (5 recomendables)

4. Dejar de fumar:  El tabaco es uno de los principales factores que se pueden evitar y modificar para disminuir la aparición de enfermedades del corazón.

Fumar ejerce un efecto nocivo sobre el sistema cardiovascular, favorece el riesgo de trombosis y provoca una reducción del calibre de las arterias coronarias dificultando el riego del corazón. Por tanto, es imprescindible, evitar el tabaco 

5. Reducir el consumo de sal de su dieta: La sal contribuye a aumentar la presión arterial, que es un factor importante de riesgo de accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares. Así que procure utilizarle en menor cantidad.6. Controlar la presión arterial: A la hipertensión, uno de los factores de riesgo cardiovascular más comunes, se la conoce como la “asesina silenciosa”. La razón es que es posible que no produzca ninguna señal de alerta en quien la padece, lo que la hace más peligrosa. De ahí la importancia de controlar nuestra presión arterial con regularidad para descartar episodios que puedan desencadenar eventos cardiovasculares.

7. Controlar el nivel de glucosa en sangre: es importante controlar el nivel de azúcar en sangre de forma que se pueda recibir tratamiento en caso de que el especialista diagnostique diabetes. Si esta patología no se diagnostica y trata a tiempo, aumenta el riesgo de las enfermedades cardiacas y cerebrovasculares.

8. Realizarse revisiones médicas de forma periódica: A partir de los 40 años es recomendable la realización de revisiones médicas de forma periódica. Esto es especialmenteimportante en personas con factores de riesgo como son antecedentes familiares de enfermedad cardiaca, hipertensión, colesterol, diabetes, obesidad y tabaquismo.

La realización de chequeos médicos puede evidenciar la presencia de enfermedades relacionadas con el riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes) cuando todavía no se han manifestado.

Open chat
Necesita ayuda?
Hola!