¿Cúando deben operarse las cordales?

Las cordales son los terceros molares, que por lo general aparecen de los 14 a los 25 años de edad e incluso, pueden no salir en algunos casos. 

Para la mayoría de las personas, las cordales no causan problema alguno por lo que no es necesario realizar ninguna extracción. Sin embargo, si no hay suficiente espacio para que crezcan en la parte posterior de la boca se convierten en lo que se conoce como cordales impactadas o retenidas y pueden causar dolor, hinchazón y/o infección, en cuyo caso hay que extraerlas.

Existen síntomas claros de que las cordales deben ser extraídas. A continuación te señalamos los síntomas asociados a cada caso.

  • Dolor e inflamación en las encías: puede ser general, pero tiende a doler más en el fondo de la boca.
  • Sangrado de las encías y sensibilidad dental
  • Dolor muy fuerte en la zona de la cordal, puede prolongarse por el oído, la garganta y la cabeza. Causa malestar a la hora de masticar.
  • Fiebre
  • Endurecimiento del maxilar local
  • Fuerte inflamación (llegándose a percibir en la mejilla)
  • Infección de las encías
  • Mal aliento (halitosis) 
  • Sabor amargo en la boca

¿En qué consiste la extracción?

Lo primero es consultar con un odontólogo, a través de una revisión y una radiografía panorámica, se sabrá el estado en el que se encuentran las cordales, si están creciendo de forma correcta o si van a afectar a otras piezas dentales

La intervención la lleva a cabo un cirujano con anestesia local, una vez que la anestesia ha hecho efecto, se procede a ampliar el alvéolo (el área donde se encuentra la muela) utilizando un instrumento llamado elevador o botador. Tras esto se procede a mover la muela de lado a lado hasta que esté lo suficientemente floja como para ser extraída.

Si la muela es difícil de extraer puede ser necesario realizar una incisión en la encía, partirla en varios trozos e incluso retirar un poco del hueso maxilar para llegar a la pieza. Tras esto, se realiza una sutura que puede realizarse con puntos reabsorbibles, muy cómodos para el paciente puesto que se caen solos y no es necesario volver a consulta para quitarlos, o con puntos convencionales, que se retiran en consulta unos 7-10 días después de la intervención.

Después de la extracción es normal sentir molestia en la zona durante las primeras 24 horas. Es de suma importancia cumplir con los protocolos post operatorios indicados por el odontólogo para una recuperación y cierre total de la herida.

Open chat
Necesita ayuda?
Hola!