¿Qué causan las piedras en los riñones?

Los cálculos renales son masas pequeñas y sólidas que pueden aparecer en el tracto urinario. Las piedras en los riñones se forman cuando las sales y los minerales de la orina se concentran demasiado y se cristalizan.

Al cabo de semanas o meses, los cristales pueden agrandarse y formar piedras.

Los cálculos renales pueden medir de una fracción de pulgadas a varias pulgadas.

Los cálculos renales pequeños (de 0,2 pulgadas o menos de 5 mm) pueden pasar por el tracto urinario y ser eliminados con muy poco o nada de dolor.

Sin embargo, los cálculos grandes pueden ser muy dolorosos, impedir el flujo de la orina y provocar la presencia de sangre en la orina y otros síntomas.

En algunos casos, los cálculos renales pueden causar problemas en los riñones y en el tracto urinario. Sin embargo, la mayoría de los cálculos renales no causan daños permanentes.

Factores de riesgo:

  • Deshidratación. No tomar suficiente agua puede hacer que se concentre la orina y aumenten las probabilidades de formación de cristales.
  • Una alimentación y un estilo de vida inadecuados. Las bebidas azucaradas y con cafeína y una alimentación rica en sodio pueden aumentar el riesgo de formación de cálculos de calcio. La obesidad también hace a los niños más propensos a tener cálculos.
  • Defectos en el tracto urinario. Un defecto en el tracto urinario puede obstruir el flujo de la orina y crear un área pequeña de acumulación de orina. Cuando la orina deja de fluir, las sustancias que forman cristales podrían acumularse y formar piedras.
  • Ciertos medicamentos. Algunos medicamentos recetados y de venta libre pueden aumentar el riesgo de sufrir cálculos renales si se administran en grandes dosis.
  • Trastorno metabólico. Un trastorno metabólico (un problema en la manera en que el cuerpo fracciona y consume los alimentos) puede producir niveles elevados de oxalato (una sustancia fabricada por el cuerpo y que se encuentra en algunos alimentos) o cistina en la orina.
  • Otras enfermedades. Determinadas enfermedades y afecciones pueden aumentar el riesgo de tener cálculos renales, como la gota (un tipo de artritis), otras afecciones renales, enfermedades que afectan la glándula tiroides o paratiroides y algunas infecciones del tracto urinario (ITU)

Prevención

Aunque algunos tipos de cálculos renales no siempre se pueden prevenir, es importante beber suficiente agua para evitar la deshidratación. Y también le compartimos estos otros:

  1. No abusar de la sal. La probabilidad de tener piedras en los riñones aumenta cuando se consume más sodio.
  2. Consumo moderado de proteínas animales. Comer proteínas provenientes de animales puede aumentar la probabilidad de padecer cálculos renales. A pesar de limitar la cantidad de proteína animal que se ingiere cada día, es necesario asegurarse de obtener el aporte necesario de proteína. 
  3. Evitar los alimentos ricos en oxalato. Esta recomendación es para aquellas personas que tienden a formar piedras de oxalato y que expulsan mucho oxalato por la orina. En estos casos es recomendable reducir la ingesta de alimentos ricos en oxalato como el cacao, el café, el refresco de cola, la espinacas, las fresas, el té, los frutos secos o el trigo, por ejemplo.
  4.  Mantenga un peso saludable.
  5.  Adopte un estilo de vida más saludable con ejercicio dos o tres veces por semana y evite el estrés.
Open chat
Necesita ayuda?
Hola!